✕

Aquí puedes buscar el tema que más te ha gustado

No es buena idea llenar el negocio de gente, sino de clientes. Te contamos la diferencia 😊

La mayoría siempre quiere llenar su negocio. Nosotros también. Te cuento cómo las canicas de mis primos me enseñaron a llenar un negocio de clientes, no de gente 💰

Autor: Andrés GurCoff Temática: #raticogurcoff
Foto de la heladería GurCoff llena de clientes

🤩 #raticogurcoff | No traigas a todos a tu negocio. Te decimos cómo vender 🏷️. Sigue leyendo...


Hoy te contamos

De niño vivía con mis abuelos paternos. Era una de esas casas muy largas. Tenía como 7 cuartos. En cada cuarto vivía un tío y su familia.

Así que ya podrás concluir que éramos muchos primos viviendo juntos.

Jugábamos mucho. Y uno de los juegos eran “las bolitas” o “canicas”.

¿Sabes lo que sentía cada que veía a mis primos con sus tarros plásticos grandes llenos de bolitas? Sí… Yo quería esos tarros llenos de bolitas.

Pero algo cambió mi percepción. Ya te cuento por qué. Pero entre bolitas y clientes, no deberías llenarte igual que mis primos.

¿Qué sientes al ver los demás negocios llenos y el tuyo no?

A mí me daba mucha tristeza.

Como contábamos en la última #historiagurcoff de sapito el emprendedor exitoso, en mi casa vimos muchas veces nuestros negocios vacíos.

Te llena la preocupación. Era como ver a los primos llenarse de bolitas y tú no. Uno también quiere un tarro o un negocio así. Y luchas día a día por eso.

Entonces, ¿a qué nos referimos con que no debes llenar un negocio de gente, sino de clientes?

El primo que tenía un tarro más pequeño… y más bonito

Pues resulta que uno de esos primos tenía un tarrito. Sí, era un poco más pequeño que el resto. Tampoco tanto. Pero lo era.

El punto es este: todas sus canicas eran hermosas.

¡Todas! No había una rayada, fea, quebrada. Nada. Todas eran lindas. De colores diferentes. Diseños. Era un tarro que realmente llamaba la atención.

Entiende el punto de llenar bien el negocio

Mira. Todos trabajamos para tener un negocio exitoso, espectacular. Como ese último tarrito que te cuento.

Y eso depende de que te enfoques en atraer, valorar, complacer y mantener a los clientes correctos.

Seguro, ya lo sabías. Pero, por si no era así, te lo digo: no todos los clientes son clientes correctos.

Todo producto y servicio bueno atrae a una cuota del mercado que necesita esa solución. Eso implica que el producto o servicio tiene que ser bueno y resolver la necesidad correcta.

Cuando es así, los clientes llegan. Poco a poco. Rápido. Pero llegan.

No recojas todas las bolitas del juego

No importa. No las necesitas todas. (Seguro entiendes que estoy hablando de clientes 😉).

Aprende de la siguiente comparación que nos ayudó a enfocarnos en nuestra heladería:

Amazon es la empresa de venta de mercancía más grande del mundo. Y según las bases de datos, sus clientes no son ni el 1% de la humanidad. ¡Ni el 1%!

Tomaré de ejemplo San Agustín, en el Huila, donde está la sede principal de GurCoff.

La población, a la fecha de este artículo, debe estar cerca de los 35000. Si nos guiamos con el éxito de Amazon, no necesitamos ni el 1% de la población para tener un negocio exitoso.

Así que solo necesitamos 350 clientes constantes.

Según nuestra base de datos, ahora contamos con cerca de 400 clientes constantes!!! Seguro que allí estás tú 🥰.

Ustedes son el 1% que hacen de nuestro negocio un éxito total.

Pero no queremos tener a todo el pueblo como cliente. Analiza por qué…

Analiza la calidad del cliente de GurCoff

El cliente de GurCoff es un apasionado del buen helado. Helado de calidad. Que no sea agua y saborizante. Que sea realmente productos frescos. Que se note en el sabor, en la textura y en la presentación.

El cliente que ama GurCoff no quiere helados que no queremos volver a comer por tanto dulce. Esos que dejan sin ganas de comer nada más. Sabe lo que es un buen helado suave.

Busca llevar a su chica o chico, sus amigos, sus padres o su familia a comer algo diferente.

Todos vienen porque cuando pagan, sienten satisfacción, felicidad.

El cliente de GurCoff sale con una sonrisa. Y con deseos de volver, y de que nuevamente lo atendamos como la vez anterior.

Para GurCoff, estas personas son canicas hermosas, con diseños únicos. Son los mejores clientes.

Ahora analiza los que no son clientes de GurCoff

Nuestros clientes no son tacaños.

Nos referimos a la gente que no es capaz de comprarse algo que sea bien rico, porque solo quiere algo barato. Tampoco a su familia. Ni a la pareja que tanto ama.

Sí, todavía existen.

A GurCoff no va la gente que tú ves gritando o insultando al personal que atiende. Y solo lo hacen por creerse mejor por su forma de vida.

Y la persona que ve un negocio muy lleno, y aún así quiere ser atendido primero que tú, que estás esperando antes que ellos.

Así no son nuestros clientes.

Nuestros clientes son nuestros amigos y amigas: 📏 Nos enseñan. 🔃 Nos corrigen cuando nos equivocamos. 🎉 Disfrutan nuestros resultados y mejoras. 🏆 Y siempre nos han ayudado a ser los mejores. Gracias familia GurCoff 💞.

Escoge bien tus clientes y enamóralos de tu negocio

Escoger bien tus clientes hará que te enfoques bien. Tus esfuerzos lograrán más resultados. Esto tiene muchas ventajas:

  1. Tus inversiones serán las correctas y necesarias.
  2. Tu equipo de trabajo sabrá a quién tratar y cómo tratarlo.
  3. Todos tus sistemas de trabajo estarán enfocados de acuerdo a tu cliente ideal.
  4. Tu oferta aumentará en calidad. No serás como una miscelánea vendiendo de todo tratando de llegar a todos.
  5. No desperdiciarás recursos haciendo publicidad para llegar a toda la población que te rodea.
  6. Serás percibido como la autoridad de tu mercado por hacerlo mejor que los demás.

Así que enfócate en tener ese tarrito. Un tarrito lleno de las mejores bolitas para tu negocio. Conócelos. Enamóralos. Cuídalos.

Entonces, tendrás la satisfacción de que el 1% que tu emprendimiento necesita, estará siempre contigo. Y tú estarás feliz de haberlo logrado… como nosotros.

Logo de WhatsApp